Ir directamente a la información del producto
1 de 1

Colgante Corazón de Amatista agujereado

Colgante Corazón de Amatista agujereado

Precio habitual 6,50 EUR
Precio habitual Precio de oferta 6,50 EUR
Oferta Agotado
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.
Tamaño

Unidades disponibles: 2

¡Hecho! Te avisaremos cuando esté disponible.
Ha ocurrido un error. Por favor intentalo.

Avísame cuando esté disponible

¡Avísame!

Colgante Corazón de Amatista agujereado

Incluye hilo de seda

Tamaño Mediano: 3x3 cm

Tamaño Pequeño: 2x2cm

Procedencia: Brasil

PROPIEDADES

Las propiedades de la Amatista son tremendamente abundantes y está considerada como un Cristal Maestro, pues es altamente protectora y muy poderosa.

La Amatista es el mejor tranquilizante natural. Ayuda a bloquear  las energías ambientales negativas.

A nivel curativo es ideal para aliviar el dolor de las tensiones físicas, emocionales y psicológicas, bloqueando el estrés  y combatiendo el insomnio.

Es una de las piedras más versátiles que existen, ya que es utilizada para aplicaciones muy diferentes: potencia el sistema inmunitario , es un excelente limpiador sanguíneo, alivia y reduce la frecuencia del dolor de cabeza producido por jaquecas o migrañas.

Reduce el estrés gracias a su influencia en el sistema nervioso, ayuda a estabilizar los niveles hormonales y mejora el estado de ánimo.

Conecta los cuerpos físico, mental y emocional conectándolos con el espiritual.

Limpia el aura y transmuta la energía negativa en positiva.

Equilibra y abre los chacras del tercer ojo y la corona.

La Amatista emite una luz violeta que es capaz de enviar una vibración de calma y tranquilidad, abriendo y potenciando la conciencia superior.

Como piedra lunar  que es debe limpiarse y recargarse a la luz de la luna llena.

Ver todos los detalles

Piezas Únicas

Todas nuestras piezas están elaboradas con minerales 100% naturales seleccionados cuidadosamente con el fin de poder ofrecer siempre la máxima calidad y conservar todas sus propiedades energéticas.