Mala Tibetano de Amatista

  • 24,90 €

¡Solo 3 restantes!

Mala Tibetano de Amatista

Formado por 108 cuentas de 6 o 8 mm y una cuenta de 8 o 10 mm.

Tamaño de cuentas de 6 mm: longitud total 70 cm. abierto y 35 cm cerrado

Tamaño de cuentas de 8 mm: longitud total 90 cm. abierto y 45 cm cerrado

Procedencia: Brasil

¿QUÉ ES UN JAPA MALA?

Los malas son rosarios de oración compuestos de 108 cuentas que representan las 108 pruebas que tuvo que superar Buda o los 108 nombres que éste utiliza.

Mala significa "guirnalda" en sanscrito, la lengua tradicional del yoga, mientras que Japa significa "repetir oraciones".

Son parecidos a los rosarios cristianos, ya que son elementos sagrados de meditación y de oración, pero también pueden usarse como complemento en forma de collar o de pulsera de varias vueltas.

Los Japa Mala se usan en el Budismo, Hinduismo y Sijismo para recitar mantras. Al igual que un rosario cristiano se utiliza para recitar oraciones, el japa mala se utiliza para repetir mantras, es decir, frases o palabras que producen una vibración y que, repetidos, calman la mente y pueden llevarnos a un estado de conciencia superior.

Utilizar un mala, te permitirá llevar más allá la meditación, alcanzar una conexión espiritual y controlar las repeticiones completas que haces de tu mantra, ya que estos collares tienen una piedra más grande que te indica que has acabado una vuelta.

El uso del Mala supne una poderosa técnica meditativa donde se implican dos sentidos: el oído mientras se canta el mantra y el tacto mientras las cuentas van pasando entre los dedos.

¿CÓMO SE USA?

1. Elige un sitio tranquilo y ponte en una postura cómoda, es importante estar relajado y concentrado. Puedes encender algún incienso de meditación y poner música relajante.

2. Elige el mantra que vayas a usar, centrado en una intención. Puedes utilizar un mantra propio, creado por ti, por ejemplo: “gracias por todo lo que tengo y todo lo que soy”, “me quiero y me acepto”, “soy paz y amor”. También puedes utilizar mantras universales como el "Om".

3. Coloca el mala en tu cuello o enrollado en el brazo izquierdo, sostén el resto del mala con la mano derecha, entre el dedo corazón y el anular. Las cuentas se pasan usando el dedo pulgar y el dedo corazón, el pulgar representa la consciencia universal y el dedo corazón la pureza o sattva guna.

4. Empieza en la piedra Guru o piedra Meru, la cuenta número 109 que es más grande que las demás (desde la que cuelga un penacho de hilos y que representa el monte sagrado Meru la morada de los dioses en esta tradición) y ve pasando las cuentas hacia ti (para atraer la energía hacia ti). El mantra se recita mientras haces girar sobre sí misma la cuenta, es importante que mantengas el dedo índice hacia afuera y procura que no toque las cuentas, pues simboliza al ego.

5. Puedes recitar los mantras en voz alta o mentalmente. Al terminar el mantra, se pasa a la segunda cuenta, siempre haciendo avanzar el rosario hacia delante.​ Cuando se haya recitado el mantra 108 veces ―lo que se denomina una «ronda» de japa―, se llegará a la cuenta empenachada.

6. Si llegas a la piedra más grande y quieres continuar la meditación, no la pases por encima, simplemente cambia de dirección. La piedra mayor no se cuenta, pues es el punto de partida y de llegada.

Puedes usar tu Mala para ayudarte a meditar sin necesidad de reloj, por ejemplo, 108 repeticiones del mantra Om Mani Padme Hum equivalen a un ciclo de unos 20 minutos de meditación.

PROPIEDADES DE LA AMATISTA

Las propiedades de la Amatista son tremendamente abundantes y está considerada como un Cristal Maestro, pues es altamente protectora y muy poderosa.

La Amatista es el mejor tranquilizante natural. Ayuda a bloquear  las energías ambientales negativas.

A nivel curativo es ideal para aliviar el dolor de las tensiones físicas, emocionales y psicológicas, bloqueando el estrés  y combatiendo el insomnio.

Es una de las piedras más versátiles que existen, ya que es utilizada para aplicaciones muy diferentes: potencia el sistema inmunitario , es un excelente limpiador sanguíneo, alivia y reduce la frecuencia del dolor de cabeza producido por jaquecas o migrañas.

Reduce el estrés gracias a su influencia en el sistema nervioso, ayuda a estabilizar los niveles hormonales y mejora el estado de ánimo.

Conecta los cuerpos físico, mental y emocional conectándolos con el espiritual.

Limpia el aura y transmuta la energía negativa en positiva.

Equilibra y abre los chacras del tercer ojo y la corona.

La Amatista emite una luz violeta que es capaz de enviar una vibración de calma y tranquilidad, abriendo y potenciando la conciencia superior.

Como piedra lunar  que es debe limpiarse y recargarse a la luz de la luna llena.